NOMBRE: Victoria Muñoz Zaragozá.
NOMBRE ARTÍSTICO: Victoria Muñoz.
FECHA DE NACIMIENTO: 9 de Julio de 1990
TELÉFONO: +0034 645 497 373
E-MAIL: info@victoriamunozbd.com

 

Maestra, coreógrafa y bailarina Internacional de danza oriental”


 

  • “Componente como bailarina profesional en la compañía internacional en Japón SAHARA LAYLA”
  • “Ganadora en la categoría profesional del festival Al AHRAM by Tito Seif (Valencia)
  • Ganadora en la categoría profesional del festival PURA ESENCIA by Naima Bakkali (Cádiz)»
  • “Ganadora en la categoría profesional del festival BELLYVAL by Nuar Nair (Valencia)”
  • “Ganadora en la categoría profesional del festival HABIBI by Miren Ripa (Pamplona)»
  • Ganadora en la categoría profesional del festival YA AMAR by Teresa Tomás (Valencia)
  • 4°Puesto en la categoría Profesional en el festival internacional RAQS OF COURSE (Egipto / Cairo)”
  • “2°Puesto en la categoría profesional en el festival BARCELONA ORIENTAL FESTIVAL (Barcelona)”
  • “3er Puesto en la categoría profesional en el MARATHON ORIENTAL FESTIVAL by Sharon Mesguich (Montpelier, Francia)”
  • “Bailarina seleccionada para formar parte del ballet profesional Salam Nair”

Victoria Muñoz, Licenciada en Bellas Artes, por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

Descubrió su pasión por la danza a la temprana edad de 6 años. En ese momento inició una formación multidisciplinar, incluyendo la danza clásica, danza española y moderna, de forma continua hasta los 12 años.

Destaca como primer referente formativo la Escuela de Danza Sheila Cortés, en Yecla (Murcia), su ciudad natal. Más tarde participó en diferentes grupos de baile de competición, en los que ganó varios premios.

 

Pero fue en 2008, con 18 años, cuando tuvo su primer contacto directo con la danza oriental, de la mano de Cristina Centeno, consolidando así su apuesta firme por esta disciplina. Posteriormente se trasladó a Valencia para formar parte de la Escuela de Danza La Formigueta junto a la bailarina y profesora Nuar Nair, contacto que marcará  su trayectoria y su aprendizaje. La excelente formación con Nuar Nair supondrá un antes y un después en su carrera como bailarina a nivel profesional.

 

Al mismo tiempo sus inagotables ganas de aprender y superar retos la llevaron en abril de 2011 a participar en el III Casting de la Tetería La Kasbah, consiguiendo el 1º premio y también la asistencia a numerosos talleres de danza oriental y diferentes premios. Más adelante pasaría a formar parte de la plantilla fija de bailarinas de la Tetería La Kasbah, uno de los puntos de referencia más importantes de la danza oriental en Valencia.

 

Ese mismo año inició un curso pedagógico para formarse como profesora de esta disciplina de danza, compaginándolo con sus clases de formación profesional y con una formación de tres meses en la Escuela de Danza Oriental Rosadela, a la que accedió tras haber ganado su primer concurso de danza oriental. Ese 2011 es fundamental en su carrera al formar parte de los ballets Nuar Nair y Salam Nair, compuesto por bailarinas profesionales.

 

En 2012 comenzó a dar clases en Valencia y Murcia, contando con grupos de distintos niveles, desarrollando así un trabajo específico para los alumnos, una búsqueda incansable por lograr un mayor rendimiento y, por supuesto, el disfrute en sus clases.

 

Victoria Muñoz siempre centra su enseñanza en la práctica continua de rutinas y protocolos específicos que permiten a sus alumnos motivar el crecimiento de una manera satisfactoria y agradable.

 

Al valorar siempre la formación como algo vital e imprescindible para seguir mejorando día a día, Victoria estudió con numerosos maestros de danza oriental de éxito tanto nacional como internacional: Farida Fahmy, Tito Seif, Randa Kamel, Camelia, Gamal Seif, Mohamed Shahin, Khaled Mahmoud, Mohamed Kazafy, Momo Kadous, Wael Mansour, Amir Thaleb, Saida, Yamil Annum, Oscar Flores, Dariya Mistkevich, Julia Farid, Elena Ramazanova, Anna Borisova, Marta Korzum, Yana Tsehotskaya,  Aleksei Iriaboshapka, Aída Bogomolova, Mercedes Nieto, Asmahan, Jillina, Amar Gamal, Munique Neith, Jelila, Virginia Méndez, Alida Lin, Ana Siscar, Kayra, Shady Sultan, Sandra González, Narjess Montasser, Ivana Michlig, Devorah Korek, Raquel Cruz, Teresa Tomás,Dana Sahar y Naima Bakkali entre muchos otros.

 

Ya en 2012, centrada en la búsqueda de la corrección postural y del trabajo impecable, entró a formar parte de un grupo de bailarinas que refuerzan la técnica y la educación postural de todo lo que es relativo a la danza clásica y contemporánea. Fue de la mano de la profesora internacional Elena Iglesias en el Conservatorio Profesional Municipal de Danza de Ribarroja del Turia (Valencia). Aquí estaría durante casi dos años, tratando de mejorar y avanzar en todo lo referente a la danza.

 

En 2013 comenzó su andadura en el mundo de la competición, convirtiéndose poco a poco en una de las bailarinas con más primeros puestos ganados a nivel profesional dentro del territorio nacional.

 

Empujada por el deseo de difundir el arte de la danza oriental participó y ganó en diferentes competiciones a nivel internacional, alcanzando así un gran reconocimiento en diferentes países. Cabe destacar el primer puesto en el Festival Internacional Al Ahram dirigido por Tito Seif, uno de los bailarines más aclamados en todo el mundo.

 

En el año 2015 comenzó su formación con Ana Siscar, la cual marcará un antes y un después en su carrera profesional. El trabajo riguroso y metodológico de esta profesora supondrá una referencia fundamental para Victoria, y con ella seguirá un amplio estudio de búsqueda hacia un trabajo más preciso y profundo, trabajando desde la psicología de la danza. Este mismo año tomó clases con Teresa Tomás, la cual le aportó también diferentes actitudes y conocimientos importantes sobre la danza oriental.

 

En 2016 fue seleccionada como bailarina finalista dentro de la competición internacional del prestigioso festival Raqs of Course en El Cairo (Egipto), dirigido y organizado por la precursora de la danza oriental Randa Kamel, leyenda viva de la danza árabe. Victoria obtuvo finalmente el 4º puesto en la categoría profesional.

 

La vocación artística de Victoria Muñoz está ligada en gran medida a la interpretación y a la construcción escénica. Tiene una forma muy personal de crear atmósferas que van más allá de la danza oriental clásica,  fusionando diferentes líneas, o ejecutando un complejo rítmico y rápido que acaba en un crescendo lleno de energía y vitalidad. Esta característica particular la llevó en 2017 a seguir su formación en la certificación de estudios relacionados con la presencia y actitud escénica, en la asociación Lainhaya gracias a sus organizadoras Ana Siscar y Evelyn Bonilla, aprendiendo así distintas técnicas de conocimiento y percepción sobre el espacio escénico y el desarrollo de la actitud escénica, que pondrá en práctica en sus clases y actuaciones.

 

Ese mismo 2017 Victoria fue elegida como componente bailarina, maestra y coreógrafa de una de las más destacadas y prestigiosas compañías de bellydance del mundo: Sahara Layla (Hermes Dance Company), en Japón. Durante un intenso año realizó una gira por todo el país asiático acompañada de bailarinas profesionales de la compañía, donde ella misma se encargaba de dirigir distintos grupos de danza como coreógrafa y a su vez bailarina en diferentes espectáculos durante el recorrido. Fue seleccionada también como bailarina principal para realizar un anuncio televisivo con una de las productoras más importantes de Tokio, un spot que se difundirá en más de diez países del continente asiático.

 

Japón y la incansable búsqueda de Victoria por mejorar le han dado nuevas herramientas para perfeccionar todavía más su danza, y además nuevas oportunidades para trabajar en diferentes lugares a nivel internacional como en Kiev (Ucrania), donde estará como jurado de competición y bailarina invitada, o como en BellyQuality 2019 donde será maestra, jurado y bailarina. Japón ha sido uno de los retos más apasionantes dentro de su carrera profesional, una oportunidad única para desarrollar y revelar aún más su talento y, por supuesto, aprender distintas perspectivas respecto a la danza, creando así  un estilo más único y propio. Cabe destacar varias entrevistas en periódicos y asociaciones tanto de la Comunidad Valenciana como de Murcia.

 

Actualmente Victoria Muñoz continúa incansable perfeccionando su estilo como bailarina profesional, y su objetivo es seguir consagrándose como artista de la danza oriental, sin dejar nunca de invertir sus días en este arte, que es su vida.

En la actualidad Victoria Muñoz es una de las bailarinas con más primeros puestos en la categoría profesional a nivel nacional y empieza a ser reconocida a nivel internacional, dejando muestras de su imparable proyección en cada ciudad en la que actúa.

 

En el año 2012 fue invitada a bailar con el ballet Salam Nair al Gran Teatro Circo de Orihuela (Alicante), donde se celebra el festival organizado por Sameg @. Meses después fue invitada al influyente espectáculo “NOCHE DE DIOSAS”, que tiene como padrino al gran maestro egipcio Tito Seif, una eminencia dentro de la danza árabe.

 

Ofrecía grandes actuaciones en todos los escenarios dónde era invitada a bailar, bien fuera con el ballet profesional Salam Nair, o bien como solista.

 

Ese mismo año, junto a su compañía Salam Nair, fue invitada a bailar en la gala internacional “The Bellyval Festival” en Valencia, y también como bailarina solista en la reconocida tetería “La Kasbah”, punto de referencia de la danza oriental en la ciudad, siendo una de las bailarinas fijas del equipo desde 2013.

 

Ese mismo año 2013 se presentó a la categoría profesional del “The Bellyval Festival” de Nuas Nair donde consiguió un destacado 2º puesto, y una invitación a bailar en la gala internacional al año siguiente.

 

Participó también en el concurso de la Gala Internacional del I Encuentro Najmat Al-Sharq en Madrid, obteniendo el 1º premio, y en mayo consiguió el 2º puesto de la categoría profesional del “The Bellyval Festival”, pero en la siguiente edición de 2014 logró finalmente el 1º puesto.

 

Ese mismo año Victoria ganó también el 1º premio en la categoría profesional del “Ya Amar Festival” de Teresa Tomás por su actuación en directo improvisada y acompañada por la orquesta árabe Funun. Todos estos premios la convierten en la artista invitada en varios festivales nacionales como Habibi Festival by Miren Ripa de Pamplona, Pura Esencia Cádiz by Naima Bakkali, Ya Amar Festival by Teresa Tomás y el Belly Sharq Al Andalus 2015 by Sayil Johansson.

 

Es precisamente en ese año 2014 cuando da el gran salto a nivel nacional a consecuencia de sus grandes logros en competiciones y festivales. Fue invitada a bailar en la gala de bienvenida del “Valencia Dance Festival”, organizado por Sara Ruiz, siendo madrina del evento Mercedes Nieto, artista mundialmente conocida por su larga y prestigiosa trayectoria dentro de la danza árabe.

 

Fue también seleccionada para la competición del “Marathon Oriental Festival” de Montpellier (Francia), organizado por Sharon Mesguich, logrando el 3° puesto en la categoría internacional. Además bailó como invitada en la gala nacional “BellySharq Al Andalus” organizado por Sayil Johansson en Alicante.

 

Fuera de los festivales y concursos, en su experiencia laboral cabe destacar diversos puestos fijos en varios locales con espectáculos de danza oriental, como “Las Mil y Una Cenas”, la tetería-restaurante “La Kasbah”, el restaurante “Sahara”, la tetería  “Al-Badi”, la tetería “Shiva” y la tetería-restaurante “Encanto”.

 

En la actualidad Victoria sigue ofreciendo cada vez más espectáculos, incansable en su deseo por seguir mejorando, y participa además en actos que promueven diversas causas solidarias. En sus actuaciones saca a la luz las nuevas habilidades que va adquiriendo gracias a las influencias que le aporta cada experiencia.

2011:

  • 1er puesto en la categoría amateur del III casting de TETERÍA LA KASBAH (Valencia).
  • 1er puesto en la categoría amateur en 1er encuentro “NAJMAT AL SHARQ” Gala Internacional (Madrid).

2013:

  • 2º puesto en la categoría profesional en el certamen “THE BELLYVAL FESTIVAL” (Valencia).

2014:

  • 1er puesto en la categoría profesional en “THE BELLYVAL FESTIVAL” (Valencia).
  • 1er puesto en la categoría profesional en el “YA AMAR” (Valencia).
  • 4º puesto en la categoría profesional en “ESENCIA” (Barcelona).

2015:

  • 1er puesto en la categoría profesional en “HABIBI ORIENTAL FESTIVAL” (Pamplona).
  • 1er puesto en la categoría profesional en “PURA ESENCIA” (Cádiz).
  • 2º puesto en la categoría profesional en el “BARCELONA ORIENTAL FESTIVAL” (Barcelona).
  • 2° puesto en la categoría profesional en el “ART&RAKS FESTIVAL” (Valencia)
  • 2° puesto en la categoría profesional en el “ESENCIAS” (Barcelona)
  • 3er puesto en la categoría profesional en “ORIENTAL MARATHON FESTIVAL” (Montpellier, Francia).

2016:

  • 1° puesto en la categoría profesional en el “AL AHRAM” (Valencia)
  • 4° puesto en la categoría profesional en el “RAQS OF COURSE” (Egipto/Cairo)

En 2012 comienza su andadura como profesora de danza oriental con grupos de niños y adultos en el centro deportivo ESPACIO JOVEN, en Yecla, Murcia, donde impartirá clases de distintos niveles.

 

Su principal objetivo será facilitar a sus alumnas toda la información sobre la danza oriental, técnica, ritmos árabes, entre otros.

 

Al mismo tiempo, instruye a otros grupos de niños y adultos en el centro deportivo Lucasport, donde valorará y puntuará a sus alumnas, para así poder ayudarlas en su futura trayectoria, impartiendo una metodología individualizada de formación orientada a bailarinas y profesoras.

 

Su objetivo principal es transmitir un conocimiento profundo del significado original de esta danza milenaria, orientada a mujeres de cualquier edad y formación.

 

Así mismo, utiliza diferentes elementos que caracterizan esta disciplina, entre otros: velo, doble velo, abanicos, alas, bastón, velas, etc.

 

Trabaja de una manera profunda la fuerza a la hora de ejecutar movimientos con un objetivo fundamental, la capacidad de disfrutar y afrontar nuevos retos para superarse a uno mismo.

 

Esta metodología la sigue aplicando a día de hoy en sus clases particulares y cursos intensivos que imparte de manera regular. Siempre fiel a sus valores, incansable en la búsqueda del significado original del verdadero “RAKS SHARKI”(traducción del árabe= Danza oriental).

 

Respecto a su experiencia profesional adquirida, cuenta también con actuaciones para restaurantes como bailarina fija, también cabe destacar su labor como profesora para clases en grupo y privadas, en centros culturales, escuelas de danza, polideportivos y centros relacionados con actividades socioculturales. Además de trabajar como bailarina,  maestra, jurado y coreógrafa en diferentes partes del mundo.

Enlaces a videos de youtube:

ENTREVISTA EN LA ASOCIACIÓN LAINHAYA

 

Ahora mismo estás en Japón, así que antes de nada, cuéntanos ¿Cómo está siendo tu experiencia?

Definiría esta oportunidad como increíble, pienso que es una experiencia única que todo el mundo debería vivir al menos una vez en la vida. Sinceramente es un sueño hecho realidad.

Japón, es un país especial, particular y se podría decir inclasificable.

A nivel personal, estoy viviendo una experiencia que es incomparable a ningún otro momento de mi vida.

A nivel profesional, siento que es un momento de cambio, de crecimiento. Definiría esta experiencia con una única palabra: renovación.

La ambición profesional y la confianza que tengo en mi misma, han sido los puntos que me han traído en el momento perfecto a un país y a un sitio en concreto que me están aportando lo que necesitaba para mi desarrollo tanto a nivel personal como profesional.

 

Sabemos que tu trayectoria viene de la Danza clásica ¿Cómo fue ese salto y qué ha supuesto en tu vida?

Mi sueño toda la vida había sido ser bailarina y pintora, creo que desde que tengo uso de razón ambas vertientes estaban muy presentes en mi día a día, sentía pasión por ambas disciplinas.

Comencé con la danza clásica cuando tan sólo tenía 6 años, estuve en una escuela de mi pueblo Yecla(Murcia) unos 5 años, aunque claro está que por aquel entonces no lo tomaba como algo profesional. Pasados los años, con 18 años concretamente fui a estudiar bellas artes a Valencia. De repente un día así sin más mi madre me llamó por teléfono para decirme que tenía una sorpresa, sus palabras literales fueron: el miércoles de la semana que viene tienes que estar en la parada de metro de xativa a las 09:00 am, allí habrá alguien esperándote.  No tenía ni idea que podía ser, fui totalmente a ciegas. Ese día todavía lo recuerdo perfectamente, allí estaba en la parada de metro, a esa hora como me dijo mi madre, mi primera profesora de danza oriental: Nuar Nair. Ella me inició en todo esto, ella me demostró que la danza es mucho más que una simple coreografía, que con la danza expresas todas tus emociones, y que además con ella podemos imaginar y crear.

Me abrió la puerta de lo que para ella era su pasión, y sin darme cuenta me enseñó el reflejo de lo que más tarde para mí, significaría también todo aquello.

Desde ese momento supe, aunque pueda sonar muy poético, que yo también quería mostrar al mundo todo lo que me movía por dentro. Un sentimiento, pienso, qué jamás podría explicar con la palabra, pero sí con la danza.

 

¿Cuál es tu estilo favorito y quiénes han sido o son tus grandes inspiraciones?

Mis estilos favoritos son la escuela rusa y la escuela egipcia, me parecen la mezcla perfecta para hacer un trabajo interesante y cautivador. Que mejor que combinar la disciplina y la precisión junto con el arraigo y la tradición.

Una de mis grandes aspiraciones es Aida Bogomolova, pura energía femenina… junto a su esencia única como bailarina, ella me absorbe, me engancha, me atrapa…

Y por supuesto, mi profesora, mi maestra, mi compañera de vida y de danza, Ana Siscar, un ejemplo a seguir. Ella es la que me inspira a nivel profesional y a nivel personal, ella me ha enseñado que las bailarinas no sólo somos bailarinas, somos ante todo personas.

 

¿Cómo definirías tu estilo en la danza?

Más que un estilo lo definiría como una expresión “sacada de las entrañas” / “visceral”.

 

¿Cuál es tu mayor virtud y tu mayor defecto?

Mi mayor virtud es la espera, dejó que las cosas vayan sucediendo conforme se van dando, sin forzar nada, ni hostigar a que algo tenga que suceder forzosamente.

Mi mayor defecto, lo perfeccionista que soy, no doy paso al error jamás, en mi vocabulario no existe el no a lo que está totalmente establecido para mí. En mi trabajo los objetivos propuestos tienen que ser siempre cumplidos sin que se registren fallos, por ello siempre me esfuerzo al máximo en todo lo que hago e intento alcanzar todo lo que me propongo.

El problema de esto, es que no siempre por mil circunstancias en la vida conseguimos lo que queremos, es entonces cuando viene la frustración.

 

¿Qué cualidades son para ti imprescindibles en un gran bailarín/maestro?

Tres valores fundamentales en un bailarín, maestro y en una persona:

Respeto, humildad y trabajo.

Respetarse a uno mismo, y por supuesto respetar el trabajo de los demás, así como la danza.

Sin humildad no llegamos a nada, debemos ser realistas en todo momento y reconocer nuestras debilidades, cualidades y capacidades. No puede haber beneficio en ningún campo sin humildad.

Trabajo, disciplina, seriedad, perseverancia, constancia y profesionalidad.

 

 

Todo bailarín en algún momento tiene que lidiar con la desmotivación, ¿qué le dirías a alguien que atraviesa ese periodo?

Le animaría a que estimulara aquello que le desmotiva con un pequeño ejercicio: le aconsejaría que realizará “algo pequeño” algo que para esa persona desencadenara la motivación.

Además, intentaría hacerle ver que la desmotivación muchas veces viene debido a que nos establecemos metas equivocadas, en este caso sólo hay un camino, cambiar.

 

¿En qué punto crees que está la danza oriental, a nivel profesional, a nivel social, a nivel cultural, etc.?

Voy a intentar ser escueta y directa para expresar lo que siento con este tema.

Creo que para mí y para la gran mayoría de las personas, es evidente que la danza contribuye a la formación integral del ser humano, pues hoy en día se baila para comunicarse, expresarse, integrarse, divertirse, etc. La propia definición de la danza la sitúa como un elemento de gran valor educativo, aun así, creo que es un arte no muy comprendido, pero sí muy demandado. Todo el mundo puede bailar, eso es verdad, pero no todos pueden plasmar el sentimiento o transmitirlo.

Pienso que se está perdiendo en muchos aspectos el verdadero sentido de la danza, pues hoy en día ya no se valora este arte por lo que es, por lo que nos aporta, por lo que nos da, se valoran otros intereses, que casi siempre van ligados al negocio y por consiguiente al dinero.

Todo esto nos hace olvidar lo que realmente es la danza, lo que nos aporta, lo que deberíamos respetar y cuidar.

 

¿Por qué crees que cada vez asiste menos gente a los espectáculos de danza?

La gente asiste cada vez a menos espectáculos de danza por varias razones, desde mi punto de vista, una podría ser la mala información o gestión del mismo festival, a veces no se publicita de una manera fácil la información del festival y en muchos casos ni se comparte. Por otro lado, creo que muchas veces son las mismas profesoras las que no informan bien a sus alumnas o directamente ni informan.

Si no somos nosotras las que extendemos está información obviamente muchas alumnas no están tan metidas en el mundo como para saber cuándo se da un festival o evento referente a la danza.

A veces no se apoyan los festivales, ya que, se mira más quien organiza el festival que el propio cartel de maestros invitados. Pienso que, si hay un maestro de calidad en un festival, hay que apoyar y aprovechar la oportunidad, sin mirar quien lleva la cabeza de este festival.

 

¿Cómo te afectan los nervios antes de una actuación? ¿Eres de las que se cierra y se concentra o de las que no pueden quedarse quietas?

Los nervios me afectan dependiendo de cómo me encuentre anímicamente, a veces me ayudan incluso a salir con más energía, para mí los nervios no son algo negativo, aunque no quiere decir que no me hayan jugado malas pasadas en algunas ocasiones.

En el ratito que tengo antes de cada actuación, intento meditar y concentrarme al máximo en mi misma, respiro hondo, bebo agua o zumo para rebajar la presión arterial y calmar la ansiedad. Caliento y estiro, y unos minutos justo antes de salir al escenario hago una especie de mini ritual, imagino a mi abuela que para mí fue una persona muy importante, la imagino en mi cabeza y proyecto una imagen de ella dándome ánimos y fuerza y después imagino a mi madre dándome un abrazo enorme y también diciéndome una frase que ella siempre me dice. Con esto me siento muy muy tranquila.

 

Tú realizarte la Formación en Actitud Escénica ¿Qué te ha aportado?

La formación de actitud escénica para mí ha sido un todo, de verdad…he de decir que estoy más que agradecida por esta formación, me ha aportado y me ha enseñado muchas cosas, podría decir mil cosas, sin duda me quedo con: me ha hecho ir más allá, es decir, no quedarme simplemente en lo superficial de la danza, ser consciente. Me ha ayudado a marcarme un camino, he aprendido además a soltar lo que no me beneficia, a quedarme con lo que me hace evolucionar y no estancarme. He profundizado en el autoconocimiento y la autogestión a través de la comprensión, a elevarme por encima de mi misma, enfrentándome a mis miedos y a superarlos con actitud de entrega. He aprendido he estar abierta, y a recibir el momento presente ya sea incómodo o no, sin tratar de evitarlo o negarlo.

En definitiva y siendo más que sincera, la mejor formación que he hecho hasta ahora en lo que respecta mi trayectoria en la danza.

 

¿Y cómo está siendo tu experiencia en Lainhaya?

La experiencia está siendo muy positiva, me siento muy cómoda con el grupo.

El ambiente es inmejorable y aunque la verdad he podido disfrutar poquito de las chicas, son todas encantadoras y creo que se respira muy buena atmósfera.

 

Tú has visitado Egypto ¿Cómo describirías la experiencia? Tanto a nivel personal como a nivel vital en la evolución de todo bailarín.

Egipto… Que decir de ese viaje, de ese sueño… para mí fue un sueño hecho realidad. Para mi Egipto supuso un antes y un después, ha marcado muchísimo mi trayectoria a nivel profesional, después de ese viaje sabía perfectamente que era lo que quería y lo que no quería.

El Cairo es una ciudad muy especial, para mí sin duda mágica, por su historia con la danza, por la gente, por el ruido, por el aroma, por los colores de las calles y por el silencio que venía de vez en cuando y parecía que alguien te decía: ahora es el momento de pararte a pensar y analizar donde estas, y lo que estás viviendo. Me siento muy agradecida por haber tenido la oportunidad de viajar allí, creo que es un viaje muy personal y subjetivo que cada uno lo puede tomar de una forma u otra, dependiendo en el punto en el que te encuentres, a mí me cambio la perspectiva y el enfoque de muchos puntos de mi vida, aunque también quiero puntualizar, que casi todos los viajes al final hacen eso, siempre te llevas algo nuevo de esa experiencia y con eso es con lo que te quedas, para mí sin duda, un regalo.

 

Y por último ¿Un sueño que te gustaría cumplir?

Me reía al leer esta pregunta y es que tengo varios sueños, pero por especificar uno de los más importantes es: seguir creciendo como profesional, siempre con los pies en la tierra, absorber todo el conocimiento que pueda. Me encanta el arte, aprecio todas las manifestaciones artísticas, indago y pongo mucha dedicación en mi trabajo y sólo quiero seguir haciéndolo como hasta ahora, dejando por supuesto mi sello personal en cada paso que dé, y como no y creo que, como el sueño de cualquier bailarina, abrir mi escuela dentro de un tiempo y ofrecer toda mi experiencia, mi conocimiento y mi trabajo, poner la danza en el lugar que le corresponde, como bien he dicho antes, desde el respeto, la humildad y el trabajo.


 

Entrevista Yeclanos por el mundo

Victoria Muñoz Zaragozá (1990) es bailarina y profesora de danza oriental en una de las compañías de baile con mayor prestigio y reconocimiento a nivel mundial en Tokio (Japón) donde reside desde hace 5 meses

¿Qué fue lo que te llevó a irte a Tokio?
Vine a Japón por una propuesta de trabajo. Hace un año participaba como bailarina solista en una de las competiciones más importantes a nivel europeo en Barcelona. Mi productor estaba allí haciendo audiciones para seleccionar a una bailarina y llevarla a su compañía en Japón. Al poco tiempo de volver de Barcelona se pusieron en contacto conmigo para ofrecerme el puesto de trabajo. Por supuesto no podía rechazar esa oportunidad que me estaban brindando, además de proyectar mi carrera como bailarina internacional, iba a entrar en una de las compañías más importantes con mayor prestigio y reconocimiento a nivel mundial. Acepte sin pensarlo.

 

¿Cuánto tiempo llevas allí? ¿A qué te dedicas?
Ahora mismo llevo 5 meses en Japón. Soy bailarina y profesora de danza oriental, me dedico a ello a nivel profesional. Mi sueño toda la vida había sido ser bailarina y pintora. Creo que desde que tengo uso de razón ambas vertientes han estado muy presentes en mi día a día, sentía pasión por ambas disciplinas. Comencé con la danza clásica cuando tan sólo tenía 6 años, estuve en una escuela de Yecla unos 6/7 años. Con 18 años me instalé en Valencia para estudiar la carrera de Bellas Artes. Seguí con la danza clásica en el conservatorio de Ribaroja (Valencia), pero por poco tiempo, pues en seguida comencé con la danza oriental que me enganchó de tal manera que me centré únicamente en esta disciplina para dedicarme a ello de manera profesional.

 

Estás en un continente diferente, por lo que las formas de vida serán distintas a Europa. Háblanos un poco de esas diferencias.
Japón es un país especial, particular y se podría decir inclasificable. Es un país de pura planificación, sin apenas flexibilidad. Desde pequeños les enseñan conductas adecuadas para cada situación, de este modo todos los japoneses aprenden de la misma manera. En pocas palabras: la formalidad y la educación dominan todos los ámbitos en sus vidas. Pienso que nosotros los españoles, no somos tan premeditados, actuamos más mediante la improvisación, y no es que no seamos responsables o no cumplamos con nuestros horarios, simplemente creo que vivimos más el día a día, buscando un término medio, donde los cambios a última hora están aceptados.

Si tuviera que quedarme con algo de Japón, serían los paisajes, el movimiento, la peculiaridad de las costumbres de los japoneses. De España la alegría de la gente en las calles, el ruido, los colores y en muchos casos la distensión.

 

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad en la que vives?
Lo que más me gusta de este país único es el orden, la disciplina, los horarios marcados, lo respetuosa que es la sociedad japonesa, la limpieza de las calles, el paisaje, la comodidad y la comida japonesa.

¿Cómo es el carácter de los japoneses?
Los japoneses, a simple vista, pueden parecer muy fríos, pero no es tanto como lo pintan. Son muy respetuosos y esto influye en que parezcan fríos. También preservan mucho su intimidad y con la de los demás, evitan preguntar sobre nuestra vida personal ante todo, algo que en España es totalmente distinto debido a nuestro carácter latino.

 

¿A la hora de adaptarte, qué fue lo que más te costó? ¿Supuso un problema para ti el idioma?
Lo que más me ha costado y todavía me sigue costando es el idioma, es la noche y el día con el castellano, además la sociedad japonesa apenas habla inglés, por lo que a veces me siento muy limitada a la hora de comunicarme. También he de decir que es un idioma muy interesante en el que estoy poniendo todo mi empeño.

Por otro lado otra de las cosas más difíciles del país es intentar seguir el ritmo de trabajo de los japoneses, a veces siento que no hay momentos de relax, prácticamente es un non stop todo el día. Esto también es un punto a favor y en contra, a favor porque creo que a veces te pone al límite y desde luego que sacas las cosas con mayor precisión y mayor calidad, en contra porque a veces hasta a mí se me olvida disfrutar de lo que estoy haciendo, te metes tanto en el trabajo que acabas olvidando que los momentos de desconexión son también necesarios para continuar.

 

¿Qué es lo que más echas de menos de Yecla? ¿Sueles venir a menudo?
Lo que más echo de menos de Yecla, es sin duda mi familia, mis padres, mis hermanos y por supuesto mis sobrinos. Es lo más duro de todo esto, son el pilar fundamental en mi vida. A veces es difícil no poder darles un abrazo, no estar en momentos importantes, incluso tengo la sensación algunas veces de que veo crecer a mis sobrinos por fotos y eso para mí es lo más sacrificado. Intentó no pensar mucho en esto y cuando estoy en España voy a verlos siempre que puedo. Aún así, aquí en Japón hablo prácticamente todos los días con mis padres y mis hermanos, a pesar de la diferencia horaria.

 

¿Barajas la idea de quedarte en este país más a largo plazo o por el contrario quieres volver?
No sabría que responderte, nunca se sabe, ¿no? Es una profesión en la que a veces no eres tú el que decides dónde vas a ir o dónde vas a estar mañana, dependes mucho de las propuestas de trabajo que van saliendo. También te digo que Japón me encanta, es un país que te atrapa, te engancha, si tuviera que alargar mi estancia por un tiempo más, pienso que aceptaría sin dudarlo.

De lo que si estoy segura 100% es que quiero seguir trabajando y creciendo en mi carrera como bailarina y como maestra de esta danza. Me gustaría seguir entregándome al máximo como hasta ahora, dejando mi sello personal en cada paso que de, independientemente del país o el lugar donde me encuentre.